El juicio contra el expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernándezacusado de narcotráfico en Estados Unidos, entrará en su quinto día.

La audiencia comenzará a las 9:00 de la mañana (hora de Honduras) del lunes 26 de febrero.

Miguel Reynosoex oficial de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN)en el tercer testigo de la Fiscalía y continuará con su testimonio, que quedó inconcluso luego del cuarto día, en medio del contrainterrogatorio a los abogados de los imputados.

Reynoso reveló información sobre los narcolibros, los cuales fueron presentados físicamente como prueba ante el jurado. En varias hojas aparecen las iniciales ‘JOH’.

Estos narcolibros fueron incautados por el exagente de la DLCN al narcotraficante Nery López Sanabria, conocido como ‘Magdaleno Meza’, quien fue asesinado el 26 de octubre de 2019 en el penal conocido como “El Pozo” en Ilama, Santa Bárbara.

El caso de Juan Orlando Hernández

La acusación formal alega que desde al menos alrededor de 2004, hasta alrededor de 2022 inclusive, Hernández, quien sirvió dos mandatos como presidente de Honduras, participó en una conspiración corrupta y violenta de narcotráfico para facilitar la importación de cientos de miles de kilogramos de cocaína a los Estados Unidos.

A discreción de la Fiscalía, Hernández Alvarado supuestamente recibió millones de dólares para utilizar su cargo público, las fuerzas del orden y el ejército para apoyar a organizaciones narcotraficantes en Honduras, México y otros lugares. El 27 de enero de 2022, Hernández fue imputado en la acusación sustitutiva y se giró orden de aprehensión en su contra.

El 15 de febrero de 2022, Hernández fue arrestado y detenido por autoridades hondureñas a solicitud de Estados Unidos. Posteriormente, Estados Unidos presentó una solicitud formal de extradición, que fue concedida por el juez de primera instancia de Honduras.

Hernández apeló la decisión de extradición ante la Corte Suprema de Justicia de Honduras. El 28 de marzo, la Corte Suprema de Honduras rechazó su apelación. El 6 de abril, el Tribunal Ad Hoc de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Honduras determinó que el recurso final de Hernández era inadmisible.

El 13 de abril, el gobierno de Honduras certificó la finalización del proceso de extradición de conformidad con órdenes judiciales anteriores, lo que resultó en la entrega de Hernández a los Estados Unidos el 21 de abril. Los fiscales federales adjuntos Jacob H. Gutwillig, Michael D. Lockard, Jason A. Richman y Elinor L. Tarlow del Distrito Sur de Nueva York procesaron el caso.