A pocos meses de su primer mandato presidencial, las fuerzas de seguridad hondureñas recibieron información sobre un plan orquestado por criminales de varios países para acabar con la vida del expresidente Juan Orlando Hernández, convirtiéndose en el primero de muchos escándalos, controversias y tragedias. familiares que influyeron en el expresidente durante sus ocho años de mandato.

Aunque el hecho ocurrió en septiembre de 2014, no fue hasta abril de 2015 que el entonces canciller, Arturo Corrales, confirmó el intento de magnicidio, detallando que la información fue verificada por agentes de Estados Unidos que notificaron a Tegucigalpa.

Según las investigaciones, el cartel de Sinaloa, a pedido del cartel del Valle, habría enviado a sus hombres a asesinar a Hernández mientras este inauguraba un proyecto en Gracias, Lempira, sin embargo, el plan fue frustrado por agentes de seguridad nacional. .

Dos años después, un tribunal de sentencia declaró culpables del delito de asociación ilícita a los hondureños Víctor Lorenzo Flores, alias “Lencho”, Javier Contreras, alias “El Diablo”, y Héctor Antonio Vásquez, alias “Toño Fronteras”.

Mientras que los mexicanos Jesús Gumaro Estrada, Víctor Lorenzo Flores y Javier Contreras fueron declarados culpables de los delitos de asociación delictuosa en agravio de altos funcionarios del Estado.

Por su parte, el mexicano Evarardo Terríquez Figueroa y la hondureña Karla Sinaí Ulloa, quienes también fueron capturados por Fusina durante los allanamientos, fueron absueltos de los delitos de conspiración y asociación ilícita.

Desde entonces se conoció que hubo más amenazas, por lo que se reforzó la seguridad del expresidente, así como la de varios funcionarios de su círculo.

Muerte de su hermana

En diciembre de 2017, luego de una polémica reelección que provocó protestas y enfrentamientos en todo el país, se conoció la muerte de la exministra de Hacienda, Hilda Hernández, hermana del expresidente.

Según las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA), el helicóptero en el que también viajaban los escoltas Nahúm Lagos y Marcos Banegas, la capitana Patricia Valladares, el teniente Iván Vásquez y el subteniente Gerson Nolasco, despegó de Toncontín el sábado 16 de diciembre a las 9:00: 34 am con destino a Comayagua.

Según el itinerario, la aeronave, propiedad de las Fuerzas Armadas, tenía previsto aterrizar a las 9:55 horas en la Base Aérea Soto Cano, en Comayagua, pero nunca apareció, por lo que el personal que seguía de cerca el vuelo intentó comunicarse con las autoridades. ocupantes, pero no recibió respuesta.

El último contacto registrado por la torre de control fue a las 09:47 horas, cuando el helicóptero se encontraba a 10.000 pies de altura y 11 millas náuticas al oeste de Toncontín. Al no obtener respuesta se inició una exhaustiva búsqueda por aire y tierra.

Hasta entonces, las autoridades se mantuvieron optimistas y esperaban que se tratara de un aterrizaje de emergencia debido a las condiciones climáticas.

Sin embargo, alrededor de las 15:25 horas, las Fuerzas Armadas informaron a través de un comunicado que la aeronave accidentada se localizó en la reserva biológica Yerba Buena, en Lepaterique, Francisco Morazán, pero no se encontraron sobrevivientes.

Los seis cadáveres fueron recuperados por un equipo de rescatistas y fueron identificados por Medicina Legal mediante pruebas de ADN. Hasta el momento no se ha podido esclarecer las condiciones en las que se produjo el accidente.

Sin embargo, en noviembre de 2023, Raymond Colón, abogado que defenderá a Juan Orlando Hernández este próximo 5 de febrero ante la justicia estadounidense que lo acusa de narcotráfico, aseguró que el accidente en el que murió Hilda Hernández fue provocado por narcotraficantes.

Durante su entrevista con la cadena de radio HRN, Colón señaló que “nunca encontraron pruebas de que se trató de un accidente” y que la muerte del ingeniero de 51 años fue un acto de venganza.

Detención y condena de Antonio “Tony” Hernández

Las malas noticias parecieron perseguir a los Hernández Alvarado, pues apenas 11 meses después de la muerte de Hilda, el exrepresentante del Partido Nacional Antonio “Tony” Hernández, hermano menor de Juan Orlando, fue capturado por agentes de la Agencia Antidrogas (DEA), en el aeropuerto. en Miami, Florida, cuando se disponía a tomar un vuelo de regreso a Honduras.

El hondureño fue acusado por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York de conspiración para importar cocaína a Estados Unidos, posesión ilegal de armas, conspiración para el uso de armas y artefactos destructivos, así como de falso testimonio.

En la primera audiencia, el fiscal Jason Richman aseguró que “Tony” se había reunido con el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, quien le entregó 1 millón de dólares para financiar la campaña de su hermano en 2013 a cambio de protección por sus actividades. del narcotráfico que el cártel de Sinaloa realizaba en Honduras.

Esta acusación fue ratificada por el exalcalde de El Paraíso, Copán, Alexander Ardón, quien afirmó haber presenciado dichas reuniones.

Una de las pruebas presentadas por la fiscalía fue la imagen de un kilogramo de cocaína con la marca “TH” en un estilo similar al utilizado por la reconocida marca Tommy Hilfiger, que según Víctor Hugo Días, alias “El Rojo”, eran las iniciales de “Tony” Hernandez. En su testimonio, Días dijo que el exdiputado nacionalista le había dicho que le pondría sus iniciales a la cocaína que elaboraba.

Durante su arresto en Miami, Florida, el 23 de noviembre de 2018, agentes de la DEA confiscaron su teléfono celular, donde encontraron fotografías con dinero en efectivo, helicópteros y ametralladoras.

Un video grabado por Davis Leonel Rivera, exlíder de Los Cachiroscon un reloj, donde se les ve reunidos en un restaurante de Tegucigalpa, donde conversaron sobre lavado de dinero a través de una empresa pantalla que había firmado contratos con el Gobierno, según la Fiscalía.

Además, un detective del Ministerio Público hondureño viajó a Nueva York para presentar en el segundo día del juicio unos cuadernos que contenían información sobre la droga que varios narcotraficantes enviaron a Estados Unidos durante 10 años, incluido el nombre de Tony.

En octubre de 2019, el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York declaró culpable a Juan Antonio Hernández de todos los cargos en su contra y el 30 de marzo de 2021, el juez Kevin Castel lo condenó a cadena perpetua más 30 años de prisión.

Los narcocuadernos de Magdaleno Meza

El 6 de junio de 2018, la Fuerza Nacional de Seguridad Interinstitucional (Fusina) detuvo a Nery Orlando López Sanabria, alias “Magdaleno Meza”, presunto narcotraficante vinculado a los Valle Valles, en la carretera hacia Occidente.

En el lugar también fueron detenidos Erika Julissa Bandy García, esposa de Sanabria, Maximiliano Echeverría García, José Santos Mejía Laínez y Daniel Alberto Ticas Santos.

Durante la inspección a los vehículos en los que eran transportados, agentes del Ministerio Público encontraron tres armas, un silenciador, dos granadas, intercomunicadores, un reloj, $193.200 en efectivo y 11 libros contables, en los que se llevaba un registro de los cargamentos de droga enviados. . A estados unidos.

En uno de estos cuadernos se encontraron registros de envíos y pagos con los seudónimos “Tony” y “JOH”, iniciales con las que se conocía al expresidente Juan Orlando Hernández, aunque aún no se ha comprobado su participación.

Antes de su arresto, López Sanabria incluso fingió su muerte para evitar la extradición a Estados Unidos, difundiendo en redes sociales imágenes suyas dentro de un ataúd y registrando su muerte en el Registro Nacional de las Personas, adoptando luego el nombre de Magdaleno Meza. .

Al imputado se le ordenaron medidas preventivas y fue trasladado al penal de máxima seguridad de Ilama, Santa Bárbara, mejor conocido como El Poso, donde fue brutalmente asesinado por cuatro reclusos el 26 de octubre de 2019, mientras hablaba con uno de los guardias del penal. . prisión y fueron rodeados por unos tres agentes más.

En ese momento, uno de los abogados de Sanabria dijo que la defensa solicitó reiteradamente el traslado, pues temían por la vida de su cliente, quien había recibido amenazas.

Por el asesinato de Magdaleno MezaVíctor Pavón Prieto, Ricardo Martínez Argueta, Ricardo Gutiérrez García y José Luis Orellana Canales fueron condenados a 20 años de prisión.

Cabe mencionar que el 22 de junio de 2023 Erika Yulissa Bandy, ex esposa de Nery Orlando López Sanabria, alias “Magdaleno Meza”, quien había sido liberada hace un par de meses, fue acribillada a balazos en una panadería de San Pedro. Sula por sicarios que vestían prendas de la Dirección de Investigación Policial (DPI).